Aislamiento de fachada de una casa

El aislamiento térmico de los edificios tiene una gran incidencia en su grado de eficiencia energética. ¿Sabes por qué? Te lo explicamos en este post.

Ahora, antes de entrar en materia, queremos adelantar que por muy eficientes que sean los aparatos de calificación o de climatización de hoy día, igualmente continuarán las pérdidas térmicas si la construcción no está aislada de manera adecuada.

Dicho esto, vamos a conocer qué es el aislamiento térmico, qué tan importante es aplicarlo en los edificios y cómo mejorar el aislamiento término en estos inmuebles.

¿De qué va el aislamiento térmico?

El aislamiento térmico es la capacidad de controlar la transmisión de calor para que no sobrepase algunos límites.

Para que puedas comprender la definición de una forma más clara, queremos compartir un ejemplo sencillo. En un edificio la cantidad de calor y de refrigeración para mantener una temperatura agradable dependerá -en gran parte- de su nivel de aislamiento térmico.

Actualmente, se manejan algunos datos donde se plantea que más del 50% de los edificios en España no cuentan con la protección correcta en materia de aislamiento término.

Sin duda estas no son buenas noticias porque es necesario reducir el consumo de energía de estos inmuebles.

La importancia del aislamiento térmico en edificios

Puede que resulte difícil de creer para los más escépticos, pero diversos estudios han comprobado que algunas optimizaciones en el aislamiento térmico producen ahorros energéticos y económicos de al menos un 30% en aire acondicionado y calefacción.

Desde luego, los edificios que no están aislados térmicamente de manera correcta suelen  consumir más energía; pues durante el invierno se enfrían tan pero tan rápido hasta el punto que a veces suelen presentarse condensaciones en el interior del inmueble.

Cómo mejorar el aislamiento término de los edificios

Para optimizar el aislamiento térmico de los edificios resulta indispensable enfocarse en dos elementos de la fachada: muros interiores y exteriores.

Eso sí,  hay tres métodos para mejorar al aislamiento:

  • El Sistema de Aislamiento Térmico de Exteriores (SATE) que se realiza en la fachada exterior de un edificio. Su mayor beneficio es que se consigue un nivel de aislamiento térmico y muy alto, de hecho se mejora el aspecto externo del inmueble.
  •  Sistema de Inyección en las cámaras de aire de los muros. A través de esta solución se inyecta un material aislante en la cámara de aire existente en la parte interior de los muros. La buena noticia es que estas sustancias no cambian la apariencia del edificio, de manera que es el método ideal para las fachadas protegidas.
  • Aislamiento en muros interiores. Tras aplicarse en el interior, significa que el tamaño de la habitación disminuye. Pero, esta solución suele realizarse en viviendas con muros sin cámara de aire, donde resulta imposible aislar térmicamente por la parte exterior.

Aislamiento de fachada de un edificio

En resumen, el aislamiento térmico es primordial para la construcción de un mundo sostenible donde la energía no se derroche a niveles desproporcionados. De este punto radica la importancia de aislar térmicamente los edificios del país.

Comentar