que es el revestimiento de fachadas

A muchas personas les puede parecer mentira, pero la necesidad de preservar la fachada en buen estado no solo responde a criterios estéticos, también es esencial para brindarle protección a  la vivienda y mejorar su habitabilidad.

De hecho, ¿sabías que la humedad, los rayos UV y las precipitaciones van deteriorando las fachadas con el paso de los años? Estamos seguros que sí, pero la verdad es que un buen revestimiento de fachada puede retardar los efectos generados por estos factores.

Bien, ahora lo que quizá no sepas es de qué trata realmente el revestimiento de fachadas y los diferentes tipos que existen. ¿Quieres descubrirlo? Sigue leyendo este post.

Revestimiento de fachadas, ¿de qué va?

Los revestimientos de fachadas son coberturas que se le realizan a las superficies exteriores de una vivienda o de un edificio para conservar las paredes y muros.

Este tipo de actividad funge como la alternativa perfecta al momento de rehabilitar la fachada o mejorar su apariencia.

Por un lado, no olvidemos que la carta de presentación de un inmueble es su fachada, así que de no encontrarse en buen estado el valor de la vivienda disminuirá considerablemente.

Por el otro, con los revestimientos de paredes exteriores se evita el riesgo de accidentes por desprendimientos.

Tipos de revestimientos de fachadas

No te vamos a engañar, el revestimiento perfecto no existe en ninguna parte del mundo, pero la clave de lograr una buena cobertura es realizar la actividad según la superficie en la que se va a aplicar.

Por lo general, los revestimientos de fachadas se realizan a base de resinas, pues este material aporta grandes ventajas como impermeabilidad, elasticidad y durabilidad.

Y aunque hay varios tipos de revestimientos de paredes exteriores, estos son los principales:

Revestimientos al silicato

La peculiaridad que tienen los revestimientos al silicato es su alta transpirabilidad que le proporciona las superficies minerales como a la piedra natural o al hormigón.

Este tipo de revestimiento se suele usar en la rehabilitación de fachadas que tienen mucho tiempo, gracias a la petrificación que aporta.

Revestimientos al siloxano

Son ideales para fachadas que necesitan un balance entre permeabilidad al vapor de agua e impermeabilidad a la lluvia.

Otro de los puntos favorables de las resinas al siloxano es que otorgan al revestimiento una elevada resistencia ante las partículas de suciedad como la polución medioambiental y el polvo.

Toda esta resistencia se traduce en fachadas más limpias y bonitas.

Revestimientos acrílicos

Se trata del revestimiento más utilizado por lo fácil de aplicar, sin embargo, también aporta sus ventajas como un alto grado de impermeabilidad y transpirabilidad moderada.

Eso sí, los resultados dependerán de la cantidad y la calidad de la resina que se use para la cobertura.

Revestimientos al pliolite

Van muy bien para utilizarse en fachadas con inconvenientes de disgregación o caleo; pues este tipo de revestimiento se adhiere perfectamente a estas superficies, sin importar que exista  humedad interior.

Las resinas de pliolite es posible encontrarlas en base agua o en base disolvente, aunque esta última resulta perfecta para usarse en climas fríos porque aguantan temperaturas menores a 5ºC.

Si necesitas asesoría acerca de qué tipo de revestimiento le va mejor a tu vivienda, nosotros podemos ayudarte, incluso nos encargarnos de todo el procedimiento si lo deseas. ¿Te animas? No dudes en escribirnos.

Comentar