Reparación edificios Barcelona

El servicio de reparación de cantos de forjado es uno de los grandes desconocidos como tal y, además, el cliente, por lo general, suele creer que es mucho más sencillo. Hoy veremos en qué consiste, punto por punto, para comprender la importancia de su realización y, sobre todo, de desarrollar cada uno de los pasos que lo conforman.

Pasos para realizar la reparación de cantos de forjado

Este serviciode Top Verticals, una vez determinado como el más adecuado, se compone de seis fases o pasos.

Localización

Evidentemente, una primera localización resulta fácil de realizar, pues cuando se procede a realizar este servicio es porque visualmente se ha visto un error.

Sin embargo, en muchas ocasiones hay mucho más detrás, cosas que no están a la vista pero que están ocurriendo sin que nos demos cuenta. Es ahí donde debemos acertar si no, poco después de la reparación “de lo que se ve” volverá a aparecer un problema que nace de lo que “no se vio”.

Si estamos en obra se hace sin problema, mediante golpe al hormigón expuesto. Sin embargo, esto no es lo común y las opciones pasan a ser otras como realizar catas o tomar imágenes termográficas.

Picado

Ubicado el problema toca picar hasta que alcancemos el acero y detrás de este para que su perímetro quede al aire en, al menos, 2 cm. Longitudinalmente picaremos, lógicamente, hasta que topemos con zonas sin óxido.

Limpieza

En este punto resulta esencial eliminar cualquier resto de óxido de cada barra de acero. El método por excelencia es el chorro de arena, es muy específico pero sucio. También se puede optar por el cepillado metálico.

Igualmente, habrá que limpiar el hormigón descubierto para que el agarre sea máximo.

Reparación y obras en edificiosProtección

La armadura, ya libre de óxidos, debe ser protegida para que este no pueda volver a formarse. Este proceso se llevará a cabo de manera inmediata, en cuanto la estructura esté seca y, como mucho, en un plazo de 4 horas. Es uno de esos puntos en los que diferenciamos a un auténtico profesional, que gestiona sus jornadas de trabajo para poder realizar este punto con éxito cuando corresponde, de aquel otro que no toma en cuenta estas consideraciones.

En cualquier caso, la protección de una armadura de acero en cantos forjados se realiza aplicando un inhibidor de corrosión a lo largo de todo su perímetro. Otras opciones disponibles son los cátodos de zinc, la pintura de barrera o los convertidores de corrosión. No se suelen utilizar como primera opción a no ser que se den ciertas particularidades en las que estos recursos sean más adecuados.

Además, habrá que proteger también el hormigón expuesto. Esto se hace para mejorar la adherencia, sí, pero también y principalmente para que el acero no se modifique por la acción de los cloruros.

Restauración de geometría

Una vez todos los elementos están correctamente limpios y protegidos, comenzamos a realizar la reparación de cantos de forjado propiamente dicha. Se trata de rellenar el hueco que hemos abierto y darle forma.

Aunque comúnmente se utiliza el mortero cementoso convencional, lo ideal es proponer al cliente la aplicación de un material de alto pH, pues este protegerá la armadura aún más. Por otro lado, hay que considerar la adherencia entre el hormigón y el acero y la utilización, incluso, de un puente de unión. Esencial es, en cualquier caso, que el mortero seleccionado no sea retráctil a fin de evitar fisuras entre lo aplicado y el hormigón así como para no perder adherencia a la vez que uno que cree muy poco poro.

Reparación cantos de forjadoAcabado

Esta última fase de la reparación de cantos de forjado no es condicional para la durabilidad de lo reparado en sí; su influencia es sólo estética.

Este puede ser muy diverso, colocando el mismo mortero ya utilizado si es adecuado para acabados finales o bien optando por enfoscados tradicionales revestidos.

¿Te ha resultado este post útil? ¡Recuerda que si tienes alguna duda puedes contactar con nosotros!

Comentar