Restauración de fachada con andamios

Restaurar la fachada de un edificio es una actividad que pueda generar quebradores de cabeza a las comunidades de vecinos, incluyendo a los propietarios de estas grandes construcciones, sobre todo cuando se trata de inmuebles ubicados en zonas antiguas de la ciudad.

Porque sí, los edificios que se encuentran en estas áreas suelen demandar mayores optimizaciones y renovaciones que garanticen su viabilidad estructural y su eficiencia energética.

La duda es… ¿cuándo restaurar la fachada? La respuesta la encontrarás en los tres casos que te mostraremos a continuación:

  1. Si hay deterioro

Uno de los principales inconvenientes que demanda la restauración de una fachada es su deterioro tanto exterior como interior.

¿Sabes por qué? Porque las grietas en una fachada y otros desperfectos pueden ocasionar desprendimientos. Aunque, la aparición de estas fisuras es más común de lo que parece, ya que suelen ser generadas por las inclemencias del tiempo como lluvia, frío, calor, etc.

Pero, cuando se detectan deterioros es posible que termines identificando otros problemas graves que exijan la rehabilitación de la fachada del inmueble. Así que detente a mirar bien cada parte del edificio.

Grieta en una fachada

  1. Estabilidad en riesgo

Otro elemento que podría suponer una renovación es el deterioro de vigas y pilares, pero a tal nivel que puedan llegar a representar un riesgo en materia de estabilidad del inmueble y la seguridad de sus habitantes.

Este es un inconveniente muy usual en los edificios antiguos, aunque las áreas interiores también pueden conducir a una intervención en aras de modernizar el inmueble en términos de eficiencia energética y accesibilidad para las personas con problemas movilidad reducida.

La fachada no es el único aspecto que debe ser corregido para garantizar la habitabilidad del inmueble.

Claro está que los métodos para solucionar las irregularidades que hemos mencionado son variados, gracias a que las técnicas y los materiales de reforma han ido renovándose para arrojar mejores resultados.

¿Quieres un ejemplo? Bueno, hoy día se emplean cementos especiales para rellenar grietas; pues se ha comprobado que estos materiales resultan muy efectivos para restaurar fachadas que van ser pintadas a fin de optimizar su apariencia.

  1. Cuando es necesario mejorar la eficiencia energética

La seguridad estructural es un tema que también está relacionado con la rehabilitación de fachadas, de hecho el hormigón es uno de los materiales más utilizados para reforzar vigas y pilares.

Y si hay algo que no podemos pasar por alto es que la sustitución de ventanas y la instalación de un aislamiento térmico en las paredes son necesarias para mejorar la eficiencia energética del inmueble.

Como ya imaginarás, hacer el aislamiento resulta muy útil para consumir menos energía, lo que se traducirá en facturas de energía eléctrica menos elevadas. ¡Créenos!, tu bolsillo lo agradecerá mucho.

También hay que tener en cuenta que la Ley vigente exige realizar una rehabilitación térmica en aquellos edificios que tengan más de 20 años de antigüedad.

Ya que sabes cuándo restaurar la fachada, ¿será que el edificio donde vives necesita una renovación de este tipo?, entonces no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te brindaremos la asesoría que necesitas.

Comentar