Rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico

Hoy vamos a mostrar cómo se puede abordar la rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico según el lugar desde el que se realice el trabajo.

Maneras de rehabilitar una fachada incluyendo aislamiento térmico

Existen tres maneras de realizar una rehabilitación en una fachada ofreciendo, como nueva característica, el aislamiento térmico. Esta clasificación se realiza de acuerdo a la zona desde donde se lleve a cabo la obra y pasa por rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico por exterior, por interior y por inyección en cámara.

Rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico por exterior

Se trabaja sobre la fachada, incluyendo un revestimiento aislante que se protege con mortero y se fija mecánicamente o con adhesivo, según convenga.

Es la opción más demandada y tiene, a su vez, diversas maneras de conseguir el mismo efecto, incluyendo diferentes materiales, cambios en el montaje, etc.

Se recurre a este tipo de servicio de obra tanto en casos de rehabilitación de edificios como en nueva construcción.

Ventajas del aislamiento térmico exterior:

  • Los puentes térmicos desaparecen.
  • La estética de la fachada se ve rejuvenecida.
  • Su mantenimiento es mínimo.
  • No se realizan molestos trabajos de interior.
  • No reduce el espacio útil de los vecinos.
  • También se da aislamiento acústico al optar por esta opción.
  • La inercia térmica es conservada.
  • Se protege de la agresión producida por los agentes externos.

Desventajas del aislamiento térmico exterior:

  • No es la opción más económica.
  • En ocasiones, modificar la fachada es algo que no se desea

En este punto tenemos que destacar el aislamiento de fachadas medianeras, que son las que se encuentran entre dos edificios y que quedan al aire cuando el contiguo es demolido.

El nulo acceso, su mínimo grosor y otros puntos hacen que se trata de una zona muy débil y que pronto requerirá de aislamiento de todo tipo, incluyendo no sólo el térmico sino también el acústico y, por supuesto, impermeabilización.

Rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico por interior

El aislamiento se va a aplicar, en este caso, desde el interior del edificio. También se reviste.

Este servicio se propone para trabajos de interior o cuando no se puede modificar el aspecto de la fachada.

Se utilizan las lanas minerales y el poliestireno expandido. Para el revestimiento se opta por bases de placas de ladrillo o de yeso laminado entre otros.

Ventajas del aislamiento térmico interior:

  • Mantenimiento mínimo.
  • Sin sistema de andamiaje.
  • Única posibilidad para casos en los que se ha de proteger la fachada de modificaciones.

Desventajas del aislamiento térmico interior:

  • Hace perder superficie útil en el interior.
  • Los puentes térmicos permanecen.
  • Tiene un coste tirando a alto.

Rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico por inyección en cámaras

Si existe una cámara de aire en la fachada y no tenemos un buen acceso para practicar las opciones anteriores, es posible que realicemos la obra mediante inyección.

Para ello, se opta por un aislamiento hecho en lana mineral insuflada o en espuma de poliuretano.

Ventajas del aislamiento térmico por inyección en cámaras:

  • La fachada gana en rigidez.
  • El mantenimiento es irrisorio.
  • No se pierde espacio.
  • La inercia térmica se conserva.
  • No requiere de trabajos en el interior, lo que se traduce en que no se producen molestias.
  • Es una opción económica.

Desventajas del aislamiento térmico por inyección en cámaras:

  • La cobertura podría no ser total al no tener visibilidad.
  • Las agresiones externas siguen ejerciendo su acción.
  • Es una opción que no cambia el aspecto de la fachada por lo que no se puede “aprovechar” como obra estética.

Esperamos que os hayamos ayudado a elegir la forma en la que quieras hacer una rehabilitación de fachadas con aislamiento térmico, pero si aún no estás seguro puedes contactar con nosotros en cualquier momento.

 

Comentar